1. Elección de un armazón óptimo para niños

Para seleccionar una montura para niños, sugerimos tener en consideración algunas pautas para que su adaptación sea la más adecuada para el defecto visual, su edad y la estructura facial.

Es importante saber que las medidas morfológicas cráneo-faciales de los niños no son las de un adulto reducido. Por ejemplo, la proyección del puente (parte de la montura que se apoya sobre la nariz) es negativa, es decir, proyección cero en los bebés.

Aproximadamente entre los 12-13 años de edad, esta proyección se trasforma gradualmente en positiva hasta alcanzar medidas como las de un adulto. Otras medidas y/o ángulos de la estructura facial del niño se comportan de igual forma. Teniendo en cuenta este análisis, las pautas que debemos seguir son las siguientes:

 

Material

Por seguridad y comodidad para niños hasta los 5-6 años de edad, se aconseja siempre utilizar monturas en materiales flexibles y sin partes metálicas. Para niños más grandes se pueden seleccionar otros materiales como el acetato, nylon, grilamid o metal. Para actividades deportivas recomendamos monturas flexibles y resistentes sin partes metálicas.

 

Tamaño

La montura no puede limitar el campo visual. Su medida debe ser proporcional al tamaño de la cara del niño y no debe ser ni muy grande ni muy pequeña. Los ojos deben estar bien centrados, tanto vertical como horizontalmente respecto al aro,  y éste debe cubrir o al menos enmarcar la ceja. Una montura sin centrar crea efectos prismáticos y puede aumentar o disminuir el poder de los lentes.

 

Puente

El 90% del peso de la montura recae sobre la nariz del niño, por esta razón es importante seleccionar una montura cuyo puente  no sea muy grande, para que no se resbale ni muy pequeño para que no lastime la cresta nasal,  impidiendo su correcto desarrollo.

Brazo o Varilla de la Montura

El brazo debe tener la medida adecuada para no presionar la cara del niño. Si es muy largo, la montura se deslizará sobre la nariz y si es muy corto, el frontal se pegará a las pestañas y el lente se podría empañar.

 

La curvatura del brazo debe empezar en el punto de apoyo de la oreja del niño y su curvatura no debe ser nunca de 90 grados. Esta debe seguir la curvatura de la oreja sin deformarla.

 

Faja Elástica

Los niños siempre están en movimiento (juegan, saltan, hacen deporte), por esta razón es necesario usar una faja elástica para mantener la montura bien centrada al frente de los ojos del niño, de tal forma que la corrección óptica sea siempre la adecuada y le proporcione comodidad durante sus actividades diarias.

 

Finalmente, una montura debe ser ante todo funcional, es decir, el uso de una corrección óptica no debe ser un obstáculo para las actividades diarias del niño, inclusive cuando hace deporte.

 

Por otro lado, también es muy importante que la montura seleccionada le guste al pequeño paciente. Por esto es recomendable hacerlo participar en la elección de su armazón, siempre bajo la supervisión de un profesional. Un niño que se siente bien y a gusto con su montura es un niño feliz y seguramente usará de manera permanente y adecuada su corrección óptica. Recordemos que los lentes ópticos no sirven únicamente para “CORREGIR” un defecto visual, sino que permiten al niño obtener la visión necesaria para un correcto “DESARROLLO” de su agudeza visual y para efectuar todas sus actividades diarias sin inconvenientes.

CONTACTO

UBICACION

FORMULARIO DE CONTACTO

FONO: (2) 22173097

__________________________________

 

Tabancura 1091 - Local 1, Vitacura, Stgo.

__________________________________

 

contacto@opticatabancura.cl

__________________________________

 

Lunes a Vierner de 10:00 a 19.30hrs.

Sábado de 10:00 a 14:00hrs.

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.